Cristo, cabeza, rey de los pastores

Cristo, cabeza, rey de los pastores,

el pueblo entero, madrugando a fiesta,

canta la gloria de tu sacerdote

himnos sagrados.

Con abundancia de sagrado crisma,

la unción profunda de tu Santo Espíritu

le armó guerrero y le nombró en la Iglesia

jefe del pueblo.

El fue pastor y forma del rebaño,

luz para el ciego, báculo del pobre,

padre común, presencia providente,

todo de todos.

Tú que coronas sus merecimientos,

danos la gracia de imitar su vida,

y al fin, sumisos a su magisterio,

danos su gloria. Amén.