¡Venga a nosotros tu Reino!

313
Cristo Rey de mi vida

Jesucristo Rey del Universo

“Pilato entró de nuevo al pretorio y llamó a Jesús y le dijo: «¿Eres tú el Rey de los judíos?» Respondió Jesús: «Mi Reino no es de este mundo. Si mi Reino fuese de este mundo, mi gente habría combatido para que no fuese entregado a los judíos: pero mi Reino no es de aquí.» Entonces Pilato le dijo: «¿Luego tú eres Rey?» Respondió Jesús: «Sí, como dices, soy Rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. Todo el que es de la verdad, escucha mi voz» (Jn 18, 33-34. 36-38).

Consideraciones

En una ocasión Jesús responde a los judíos: «Si os mantenéis en mi Palabra, seréis verdaderamente mis discípulos, y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres» (Jn 8, 31-32); así, por la respuesta de Jesús a Pilato cabe interpretar que adherirse a Jesús es adherirse a la verdad y alcanzar la realización personal, que solo se adquiere en un espacio de libertad.

En otro momento, el Maestro afirma; «Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre sino por mí” (Jn 14, 6), Jesús personaliza la figura del rey y de la verdad, pero no como cabe proyectar en un sentido político, sino en orden interno. Quienes lo reconocen como Señor, gozan de la mayor libertad, pues la ley de Dios no esclaviza, sino que libera de las ataduras de nuestras tendencias.

El creyente lleva en el corazón la credencial que le hace saberse hijo de Dios y no esclavo, por el Espíritu Santo que ha recibido. No somos súbditos, sino herederos del reino de Dios, con la dignidad y capacidad de llamar a Dios “Padre”. Se ha podido interpretar la identidad real de Jesús como legitimación de expresiones más o menos combativas, pero el reino de Dios es un reino de paz, de justicia y de vida. “El Reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia y paz y gozo en el Espíritu Santo” (Rom 14, 17).

Propuesta

¿Cómo interpretas los términos “rey” y “reino” en relación con Jesús? ¿Qué pides cuando rezas: “venga a nosotros tu Reino”?


Agradecemos esta aportación a Don Ángel Moreno de Buenafuente (consulta aquí su página web) El contenido de este artículo puede ser reproducido total o parcialmente en internet y redes sociales, siempre y cuando se cite su autor y fuente original: www.la-oracion.com y no se haga con fines de lucro.