El camino de la humildad

Meditación: Consejos para el camino

Texto evangélico

“Os aseguro que los publicanos y las prostitutas os llevan la delantera en el camino del Reino de Dios”.

 

Texto profético

“Cuando el malvado se convierte de la maldad que hizo, y practica el derecho y la justicia, él mismo salva su vida. Si recapacita y se convierte de los delitos cometidos, ciertamente vivirá y no morirá.”

 

Texto del salterio

“El Señor es bueno y es recto y enseña el camino a los pecadores; hace caminar a los humildes con rectitud, enseña su camino a los humildes”.

 

Texto patrístico

El séptimo grado de humildad consiste en que uno no sólo diga con la lengua que es el inferior y el más vil de todos, sino que también lo crea con el más profundo sentimiento del corazón, humillándose y diciendo con el Profeta: “Soy un gusano y no un hombre, oprobio de los hombres y desecho de la plebe. He sido ensalzado y luego humillado y confundido”. Y también: “Es bueno para mí que me hayas humillado, para que aprenda tus mandamientos” (SAN BENITO, Regla 51).

 

Texto místico

“¡Siempre la humildad delante, para entender que no han de venir estas fuerzas de las nuestras!” (SANTA TERESA DE JESÚS, Vida 13, 3)

 

Textos pontificio

A veces ocurre lo contrario: los supuestamente más adelantados dentro de su familia, se vuelven arrogantes e insoportables. La actitud de humildad aparece aquí como algo que es parte del amor, porque para poder comprender, disculpar o servir a los demás de corazón, es indispensable sanar el orgullo y cultivar la humildad (FRANCISCO, Amoris Laetitia 98).

 

Consideración

En el discernimiento del camino espiritual, la referencia a la humildad es insoslayable. Por mucho que uno trabaje, emprenda, haga, resuelva, si no lo hace con humildad, de nada le aprovecha.

El titanismo pretencioso de quien se sabe cumplidor no justifica. El que se cree perfecto cae en el mayor error. Solo los que se siente pobres, pequeños y pecadores son acogidos por Dios. La humildad es el filtro de la autenticidad en el camino evangélico.

 


Agradecemos esta aportación a Don Ángel Moreno de Buenafuente. (Consulta aquí su página web)
El contenido de este artículo puede ser reproducido total o parcialmente en internet y redes sociales, siempre y cuando se cite su autor y fuente original: www.la-oracion.com y no se haga con fines de lucro.