Descubre la alegría en la Ascensión de Jesús

320
ascension de Jesus

“Y los sacó hasta cerca de Betania y, levantando sus manos, los bendijo. Y mientras los bendecía, se separó de ellos, y fue llevado hacia el cielo. Ellos se postraron ante él y se volvieron a Jerusalén con gran alegría; y estaban siempre en el templo bendiciendo a Dios” (Lc 24, 50-53).

Comentario

El que vino del cielo, vuelve al cielo, y se lleva nuestra humanidad glorificada. Para siempre, en Dios, en su misterio trinitario está nuestra naturaleza humana, unida a la naturaleza divina del Hijo amado de Dios. Dios no solo nos creó, sino que en la plenitud del tiempo, nos manifestó el amor que nos tiene encarnándose en el seno de María, y haciéndose uno de nosotros. En el Resucitado ascendido a los cielos, celebramos el triunfo de nuestra humanidad.

Imagen: Sobre el Monte

Sobre el podio del Monte de los Olivos, en la cima y cumbre del lugar de Getsemaní, donde todo parecía fracaso, derrota, debilidad, traición, inconsciencia, oscuridad y tinieblas, hoy, Jesucristo, con su ascensión a los cielos, nos revela que la negatividad no tiene la última palabra, y que cabe mantenerse en la experiencia pascual, en la alegría a través de la oración, y de la pertenencia creyente comunitaria, como los discípulos de Jesús, junto a su Madre.

Propuesta

¿Sientes la alegría de saberte glorificado en Jesucristo?

¿Te sientes amado de Dios? ¿Eres mediación del amor divino para otros?


Agradecemos esta aportación a Don Ángel Moreno de Buenafuente (consulta aquí su página web) El contenido de este artículo puede ser reproducido total o parcialmente en internet y redes sociales, siempre y cuando se cite su autor y fuente original: www.la-oracion.com y no se haga con fines de lucro.