Voluntad propia como obstáculo del alma

Entre las formas de renunciamiento, dos de las más difíciles y a la vez indispensables, son: la obediencia y la humildad. ¿No son el aprecio de nosotros mismos y el apego a nuestra voluntad, el supremo obstáculo a los progresos y a la paz del alma?