Fe que purifica al hombre del abandono

109

Para el santo abandono es necesaria una fe viva y arraigada que se clarifica en la medida que el hombre se purifica y crece en virtud.