Vida mística

Ciertos estados del alma son llamados “vida mística”, porque el alma entra entonces en los secretos de la intimidad divina: Dios la esconde, lejos de la agitación de los hombres, en el secreto de su rostro, y en el misterio de esta intimidad Dios obra operaciones tan misteriosas como ese mismo secreto; y de estas misteriosas o místicas operaciones de Dios es de donde han tomado estos estados superiores del alma el nombre de “vida mística”.   (José Tissot, La vida interior)