Una vida más allá de lo humano

92

Para mirar al Espíritu Santo no basta nuestra inteligencia natural por clara, profunda e ilustrada que sea; para amarlo no es suficiente nuestro corazón humano, aunque sea profundo, tierno y ardiente; para tocarlo, para abrazarlo no alcanzan las pobres fuerzas. (El Espíritu Santo)