Trabajo y recompensa de la oración

918

La Oración mental es un VERDADERO TRABAJO, sobre todo para los principiantes. Trabajo para desprenderse un instante de todo lo que no es Dios. Trabajo para permanecer media hora fijo en Dios y hacer un nuevo arranque camino del Bien. Trabajo penoso, indudablemente, al principio, pero que quiero aceptar con generosidad. Trabajo que, por lo demás, pronto será coronado con el mayor consuelo de este mundo, que es la paz en la amistad y unión con Jesús. (Dom. J.B. Chautard, El alma de todo apostolado)