Todo es gracia

1595

Santa Teresa del Niño Jesús afirma que todo es gracia, es decir, cualquier cosa que suceda en tu vida, todo está relacionado con la gracia. Dios llega a ti en forma de don, en forma de gracia, en forma de llamada, y en ese sentido todo es gracia. Dios quiere que todo se te capitalice en bien, incluso del mal trata de sacar algo bueno. El mal no puede ser una gracia, pero Dios, en su omnipotencia y en su infinita misericordia, también puede sacar cosas buenas de él. Las consecuencias del mal pueden dar como fruto una gran oportunidad de conseguir la conversión. Así pues, «todo es gracia, y todo es talento; porque el Señor, siempre y en todas partes, te ofrece oportunidades. Es de extrema importancia que creas en esta presencia permanente, que se manifiesta de muy diversas maneras. (Tadeuz Dajczer, Meditaciones sobre la fe).