Tiempo de prueba dedicado a la gracia

85

El Señor no permite un tiempo de prueba que no vaya dirigido a una gracia más abundante. No debemos desalentarnos sino perseverar.