Llevar el alma a Dios a pesar de las distracciones

124

Las distracciones no deben extrañarnos ni entristecernos, tranquilamente y con dulzura debemos reconducir nuestra alma a Dios.