1 julio,2011

Sobre las palabras de Jesús “tengo sed”

Las palabras de Jesús Tengo sed, que están escritas en la pared de todas nuestras capillas, no son antiguas, sino que están vivas, aquí y ahora; están dichas para vosotras. Es el mismo Jesús el único que os puede decir: ¡Tengo sed! Escuchad vuestro nombre propio. Y no tan sólo una vez. Cada día. Si lo escucháis con el corazón, oiréis y comprenderéis.

Suscríbete a YouTube

Tengo sed. Ésta es una palabra mucho más profunda que si Jesús os hubiera dicho simplemente «Os amo». Mientras no sepáis, y de manera muy íntima, que Jesús tiene sed de vosotras, os será imposible saber qué es lo que él quiere ser para vosotras; ni tampoco qué es lo que quiere que seáis para él. El corazón y el alma de las Misioneras de la Caridad consiste solamente en esto: la sed del corazón de Jesús escondida en los pobres.

Saciar la sed de Jesús viviente entre nosotras es nuestra única razón de ser y nuestro único objetivo.