Rechazar el abandono

102

Cuando no se ven los frutos con la rapidez deseada, suele presentarse la tentación de abandonar la oración. Esta tentación debe ser rechazada por un acto de fe en que la promesa divina se cumplirá en su momento.