El que persevera cobrará más de lo que pida

Dios mantendrá su promesa: “Pedid y se os dará; buscad y hallaréis; llamad y se os abrirá”. El que persevera recibirá infinitamente más de lo que se atreve a pedir.