Que el fuego del amor consuma en mí las imperfecciones

89

Mi querida Elena, piensa que, a pesar del amor que nos demuestra, nosotros lo ofendemos, nos rebelamos contra sus mandatos. Y Dios a pesar de todo eso, nos ama, nos elige como a esposas suyas. ¿No es esto para morir de amor? Te aseguro que a veces deseo morir porque la vida para mí es insoportable viendo que El me ama y yo le ofendo. No parece que le amo, pues el amor se manifiesta en las obras, y El dijo: «Aquel que me ama verdaderamente, ese tal cumple mi palabra». Es cierto que lo amamos más que a otros, a lo menos deseamos amarlo. El se contenta con nuestros deseos. Mas hay tantos que no solo lo olvidan, sino que lo aborrecen… Así, pues, consolémosle. Y para esto vivamos íntimamente unidas a El, ya que aquel que ama tiende a unirse con el objeto amado. Una fusión de dos almas se hace por medio del amor. Que el fuego del amor consuma en mí Elena todas las imperfecciones, para que así, pueda formarse en ella la imagen de su Cristo. Es preciso pues, que la miseria, la criatura sea consumida para que solo quede Dios. Tú amas luego tu fin es la unión, y para esto te diré lo que yo creo conveniente, aunque no sé si yerro. Pero, en fin, a mí me ha dado buen resultado.

Carta 82 a Elena Salas González