Purificar el alma mediante la aridez

La aridez involuntaria es la de un alma que se esfuerza, se pone en guardia, practica la oración y permanece fiel a sus deberes. Es excelente purgatorio, crisol en el que se purifica el alma.