El efecto de abandonar el espíritu

93

Las arideces son voluntarias cuando se deja disipar el espíritu, apegarse el corazón y la voluntad a seguir sus caprichos.