Ofrecer a Dios mientras se esté vivo

95

Consideremos que en este lugar de destierro puedo dar algo a Dios, trabajando, sufriendo por su gloria, pero en el cielo nada podré ofrecerle.