1 octubre,2013

Nuestras súplicas cautivan el Corazón de Dios

La oración es el desahogo de nuestro corazón en el de Dios… Cuando se hace bien, conmueve el corazón de Dios y le invita, siempre más, a acoger nuestras súplicas. Cuando nos ponemos a orar a Dios, busquemos desahogar todo nuestro espíritu. Nuestras súplicas le cautivan de tal modo que no puede menos de venir en nuestra ayuda.

Suscríbete a YouTube