Nuestra sed de Dios

156

Jesús tenía necesidad de encontrar a la samaritana para abrirle el corazón: le pide de beber para poner en evidencia la sed que había en ella misma.

Angelus 23 Marzo 2014