No hay momento en que el hombre no reciba algo de Dios

¿Qué es lo que cada día hace Dios por el hombre? No hay día, hora ni momento en que el hombre no reciba de Dios nuevos beneficios; porque cada día y cada momento Dios lo crea, conservándolo en el ser que le dio. Asimismo, cada momento le sirve con sus criaturas, con el cielo, con el aire, con la tierra, con el mar, y con cuanto se halla en ellos. Cada día le da su gracia, llamándolo del mal al bien, guardándolo para que no peque, y en pecando lo ayuda para que no peque más. Lo espera, lo llama a penitencia, y volviéndose a Él, lo perdona con mayor presteza que con la que el mismo pecador se mueve a buscar el perdón de su pecado. Cada día le envía su Hijo santísimo con todas las riquezas de los misterios de la cruz, y se lo entrega en el santísimo Sacramento del altar.(El Combate Espiritual, Lorenzo Scupoli)