Necesidad de la expiación

422

Según observa San Agustín, la hermosura del orden es tal que la fealdad de la falta no puede subsistir un instante sin la belleza de la reparación . La justicia soberana tiene sus derechos, que son imprescriptibles. Sin cesar ajusta, y no puede estar sin ajustar, al orden eterno la acción de las criaturas libres. Si yo obro el bien, responde inmediatamente a mi acción con las recompensas del mérito: a medida que glorifico a Dios entro en participación de las bienaventuranzas del tiempo y de la eternidad. Si haciendo el mal niego a Dios la gloria que le debo, la justicia venga en mí en seguida el orden violado; me hago reo de la pena en la medida en que me hago sujeto de la iniquidad: la pena es el inevitable reato del pecado. La justicia, pues, me impone la penitencia como expiación del desorden de mi vida. (José Tissot, La vida interior)