Nada es obstáculo para el amor de Dios

214

Cualesquiera sean vuestros pecados, cualesquiera sean vuestras miserias, desde el momento en que nos volvemos hacia el Amor del Padre con confianza, nada es obstáculo entre Él y nosotros.