Los peligros de la libertad

104

Dios trata de hacernos suyos. Pero hay en nosotros un elemento difícil, esquivo y peligroso: nuestra libertad. Y Dios la respeta misteriosamente. Quiere amor; por conquista, de su parte; por libre entrega de la nuestra.