La voluntad de Dios para el dolor

87

El dolor en sí mismo no es bueno. Lo que es bueno para el que lo sufre es someterse a la voluntad de Dios, y para el que lo atestigua la experiencia de la compasión y la misericordia.