La santificación se da por uno mismo

127

Nuestra santificación no depende de un trabajo determinado, sino de hacer por Dios aquello que ordinariamente hacemos por nosotros mismos.