La oración es la fuerza del cristiano y de toda persona creyente

270

“La oración es la fuerza del cristiano y de toda persona creyente. En la debilidad y en la fragilidad de nuestra vida, podemos dirigirnos a Dios con confianza de hijos y entrar en comunión con Él. Ante tantas heridas que nos hacen daño y que podrían endurecer el corazón, somos llamados a sumergirnos en el mar de la oración, que es el mar del amor sin límites de Dios, para gustar de su ternura. La Cuaresma es tiempo de oración, de una oración más intensa, más asidua, más capaz de hacerse cargo de las necesidades de los hermanos,de interceder ante Dios por tantas situaciones de pobreza y de sufrimiento”. 

Homilía Santa Martha, Miércoles de ceniza, 5 de Marzo 2014.