La fuerza del hombre es la debilidad de Dios

192

“¿Y cuál es la fuerza de los hombres? ¿Cuál es la fuerza del hombre? La de la viuda (del Evangelio que pide justicia): tocar el corazón de Dios, tocar, pedir, lamentarse de tantos problemas y tantos dolores y pedirle al Señor la liberación de estos dolores, de estos pecados, de estos problemas. La fuerza del hombre es la oración y también la oración del hombre humilde es la debilidad de Dios. El Señor es débil solo en esto: es débil ante la oración de su pueblo”.

Homilía Santa Marta 6 Noviembre 2013