30 mayo,2017

La fidelidad a las cosas pequeñas dilata el alma

Así como en la comunión, por pequeña que sea la hostia, me engrandezco por mi contacto con Dios nuestro Señor, así también en la fidelidad al deber, por pequeñas que sean las observancias a que me someto, siento que mi alma se ensancha y se dilata por mi contacto con Dios. ¡Es cosa tan grande llegarse a Dios!… Y esto es lo único que busco en mi fidelidad a las cosas pequeñas: establecer entre Dios y yo un contacto más perfecto, más continuo, más absoluto, de tal manera, que al fin no haya punto alguno que de Él me aparte. (José Tissot, La vida interior)

Suscríbete a YouTube