La fe de Abraham

199

La prueba a que fue sometida la fe de Abrahán no fue un ensayo. Dios sabía cuál iba a ser la decisión de Abrahán. Fue una situación encaminada a provocar en él la decisión de abandonarse en Dios en la oscuridad y así avanzar hacia él en su peregrinación de la fe. Las situaciones más difíciles tienen un singular privilegio, porque requieren decisiones profundas. La fe se desarrolla con la ayuda de las decisiones en las que el hombre se entrega a Dios mediante la «obediencia en la fe» (Tadeuz Dajczer, Meditaciones sobre la fe)