La fe como oscuridad

136

La fe no disipa la oscuridad, por el contrario, la impone. Y en eso radica su sentido. La madre de Dios, al vivir con fe, vivía al mismo tiempo en una gran oscuridad, y era sometida a pruebas de fe, a veces muy difíciles. (Tadeuz Dajczer, Meditaciones sobre la fe).