La caridad, Dios en mi corazón

217

Dios amado en sí mismo. El amor es el deseo del bien, la voluntad del bien; y el bien es Dios. Es el Bien soberano, principio de todo bien; la Bondad suprema, causa primera de todo lo que es bueno; el Amor esencial, fuente de todo lo que es verdaderamente amor. Amar a Dios en sí mismo y por sí mismo, aplicar a su dilección las fuerzas de mi voluntad, nutrir mi corazón con la substancia de su amor: la caridad se hace en mí en la medida en que mi corazón entra en el Amor de Dios. (José Tissot, La vida interior)