La ayuda está en nuestro corazón

121

Mientras estamos ocupados, preocupados y no dispuestos a empaparnos de la necesidad de los que sufren, nuestra ayuda permanece suspendida en nuestra mente y manos, y no desciende hasta el corazón que es donde podemos tener compasión.