La acción de la Virgen consiste en estar en silencio y escuchar

110

La acción de la Virgen consiste en estar en silencio y escuchar. Esa es su condición, su voz, su vida. Su vida es una vida de silencio que adora a la palabra eterna. Ella veía delante de sus ojos, en su seno, en sus brazos, esa misma palabra, la palabra sustancial al Padre… Se quedaba callada, reducida al silencio durante la infancia del niño Jesús, Maria sumerge en un nuevo silencio y en el silencio se transforma, siguiendo el ejemplo del verbo hecho carne, que es su hijo, su Dios, su único amor. Y su vida pasa de silencio en silencio. Del silencio de la adoración al de la transformación.«Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: «Dame de beber»! (Jn 4, 10)