Jesús, nuestro capitán en el combate

277

En todo combate se necesita de un capitán experimentado que guíe los escuadrones, y anime los soldados, que tanto más valerosamente pelean cuanto creen más invencible al capitán debajo de cuya bandera militan. Y ¿no tendrá necesidad de un valeroso y experimentado caudillo, este espiritual Combate? A Vos, pues, poderosísimo Jesús, escogemos por nuestro Capitán, todos los que estamos resueltos a combatir nuestras pasiones, y a vencer a nuestros enemigos; a Vos, digo, que habéis vencido al mundo y al príncipe de las tinieblas, y con vuestra preciosísima sangre, y sacratísima pasión y muerte habéis fortalecido la fragilidad de los que valerosamente pelearon, y pelearán hasta el fin del mundo.(El Combate Espiritual, Lorenzo Scupoli)