18 diciembre,2016

El Espíritu mueve y compenetra las almas santas

El Artista es el Espíritu Santo, el Santificador de las almas, que no se conforma como los artistas de la tierra con esculpir su ideal sobre la materia que transforman, sino que se introduce Él mismo en el alma que quiere santificar, y habita y permanece en ella, y la mueve y compenetra, y al enriquecerla con sus dones, es Él el primer don, como lo asegura San Pablo: “La caridad de Dios se derramó en nuestros corazones por el Espíritu Santo que se nos dio”. El Espíritu Santo enriquece al alma con un asombroso organismo sobrenatural capaz de realizar bajo su dirección santísima la obra de la deificación. El centro de este organismo es la gracia, raíz de las operaciones y de los dones y participación inefable de la naturaleza misma de Dios. (El Espíritu Santo)