20 octubre,2016

En el pecado no hay paz

La falsa paz es la tranquilidad en la tibieza o el pecado. El espíritu se ciega, el corazón se endurece y la conciencia se adormece.