El pecado nos hace desconfiar de la grandeza de Dios

116

En la raíz del pecado se halla la duda, la sospecha sobre Dios. De la duda nace la desconfianza, no esperamos de Dios que nos pueda colmar y hacer felices.