El mejor regalo del Padre: la vida

85

Jesús admira y ama infinitamente al Padre celestial. A Él quiere hacer todos los días el regalo más precioso que se pueda imaginar, el de su misma vida. Al salir de la misa, debemos también nosotros hacer de nuestra vida un don de amor al Padre y a los hermanos.