El corazón vacío de amor acoge el mal

246

Si el mal penetra en nuestro corazón es porque ha encontrado en él un lugar para anidar, porque está vacío de fe, esperanza y amor.