Dios pone a prueba el amor por desolación

Dios retira todo consuelo, todo gusto, todo apoyo interior y prueba al alma por las arideces, las repugnancias, la insensibilidad, o las hace pasar por alternativas de consuelos y desolación, paz y combate, luz y oscuridad para volverlas flexibles y dóciles a sus mociones.