Amar a Dios con amor propio

137

Es muy difícil amar a Dios de verdad en la alegría, sin que se mezcle algo de amor propio y vana complacencia.