Dios cura nuestras heridas

99

El Señor trata de sanarnos, pero en cierto sentido busca más herirnos que curarnos porque así nos proporciona la verdadera curación. Cuando Dios parece abandonarnos, dejarnos con nuestros defectos, en la sequedad, sólo lo hace para herirnos más vivamente.