2 julio,2013

Deseo no morir para seguir confortando al Señor en su agonía

26 de mayo de 1919. Con esta visión, todo se me hace amargo y no encuentro gusto nada más que en estar acompañando a N. Señor. Pero encuentro más perfecto hacerlo todo sin demostrar exteriormente ninguna pena. Con mi Madrecita he conversado, pues sentía necesidad de que lo consolasen almas que no fueran tan miserables como la mía. N. Señor me dijo que tanto nuestra Madrecita y Hermanitas como yo lo habíamos consolado. No sé cómo agradecerle a N. Señor me haga participante de sus sufrimientos y que encuentre consuelo en mí, pecadora miserable. Lo único que me pide es que no hable de mí misma, viva sólo para Dios y para consolarlo. Que sufra en silencio. Pero como a veces ya no puedo más, me desahogo con mi Madrecita. ¿Hasta cuándo buscaré las criaturas? Deseo no morirme sino hasta el fin del mundo para vivir siempre al pie del sagrario, confortando al Señor en su agonía.

Suscríbete a YouTube