Conocimiento de la experiencia íntima

322

Hay dos maneras de conocer las cosas: una, por explicaciones y teorías, y otra por una experiencia íntima. Se nos puede decir doctamente lo que es el amor, pero las mejores teorías no igualarán jamás a la intima enseñanza que nos da el amor mismo cuando lo sentimos en el alma. La impresión de belleza que invade nuestro ser ante una obra de arte que contemplamos y sentimos vale más, mucho más que la más admirable descripción acerca de esta obra. Porque las teorías nos dan a conocer las cosas por analogía con otras que conocemos o sentimos, en tanto que la experiencia íntima nos hace gustar las cosas mismas que en nosotros llevamos, que nos están estrechamente unidas, que son algo nuestro y nos descubren así ese carácter peculiar y originalisimo que cada cosa tiene en si misma. (El Espíritu Santo)