Compartir el dolor

83

[Mayo 20.1919]. En la noche sentí una pena inmensa por la separación. Se me representaba la Rebeca sola en nuestro cuarto llorando. Deseaba ardientemente abrazar y estrechar a cada uno de los que abandoné por Jesús. No sabía ya la pena que sentía y si declarársela a nuestra Madrecita, pues me parecía que era buscar consuelos en las criaturas. Pero le dije a N. Señor que, si ella venía a dejarnos [al noviciado], le diría; si no, me callaría. Pero N. Señor, como siempre me regalonea, permitió, contra la costumbre, que viniera. Le dije mi pena y ella me llevó al coro donde me llegaba a estremecer de la violencia del dolor. Gracias a las oraciones de nuestra Madrecita quedé más en paz y pude dormir después.