7 Frases del Espíritu Santo para Pentecostés

Meditación: Solemnidad de la Santísima Trinidad

“Penetrados por el Espíritu de amor, podemos ser signos e instrumentos de Dios que ama, que sirve, que dona la vida.”

(Papa Francisco) Ver original

 

“El amor que une a Dios y al alma, y el Amor que constituye la realidad profunda de la Iglesia son idénticos, es el don del Espíritu Santo.”

(P.Jaques Phillipe) Ver original

 

“Se puede dejar todo y seguir al Señor y luego sentirse más grande y mejor que los demás, pero el Espíritu Santo no descenderá hasta el hombre rico de espíritu.”

(Tadeuz Daczer) Ver original

 

“Los frutos del Espíritu Santo son operaciones Espirituales; son un acto de virtud, un acto de amor, una comunicación con Dios, pero que viene envuelto en dulzura, que deleita mucho, que embalsama nuestra alma”

(Mons. Luis María Martínez) Ver original

 

“No penséis, hijas mías, que la oración sea obra del espíritu humano, es un don especial del Espíritu Santo, que eleva las potencias del alma sobre las fuerzas naturales, para unirse a Dios por sentimientos y comunicaciones de que son incapaces el raciocinio y la sabiduría de los hombres.”

(San Francisco de Sales) Ver original

 

“¡Si comprendiéramos esto, si nos diéramos cuenta de que llevamos al Espíritu Santo en nuestras almas, cómo se transformaría nuestra vida! ¿Por qué quejarnos de la soledad cuando nos acompaña el Espíritu Santo? ¿Por qué sentir pena e inquietud cuando llevamos en nuestra alma al Paráclito?”

(Mons. Luis María Martínez) Ver original

 

“El consuelo es la alegría que envuelve al dolor, es la alegría que brota de las entrañas mismas del dolor; por eso el Espíritu Santo se llama «el Paráclito el Consolador», porque derrama en las almas esa alegría del destierro, esa alegría que no es incompatible con el dolor, antes bien en cierta manera lo supone.”

(Mons. Luis María Martínez) Ver original

 


El contenido de este artículo puede reproducirse total o parcialmente en internet, sin fines comerciales y citando siempre al autor y fuente originales: www.la-oracion.com y no se haga con fines de lucro.