¿Para qué sirve www.la-oracion.com?

312
¿Para qué sirve www.la-oracion.com?

Durante estos meses pasados desde que en febrero comenzamos nuestro blog de la oración, hemos compartido la maravilla de la amistad que Dios nos ofrece y a la que nosotros podemos corresponder. Nos hemos encontrado con un Dios que se nos da, un Dios asequible, que habla y con quien podemos comunicarnos, que responde a nuestros problemas, nos permite estar en su presencia y desarrollar un trato de amistad con Él.

Un Dios personal, a quien podemos oír, ver, tocar y contemplar. (cfr. Verbum Domini, 2) Que tiene un rostro y una voz en Cristo “que estaba con el Padre y se nos manifestó” (1 Jn 1, 2) y que vino a compartir con nosotros el misterio de su vida íntima que es todo Amor.

Dios que revela su misterio a través de la creación, de la Sagrada Escritura, de la Eucaristía, de la Virgen María, de la Iglesia, del prójimo, de la historia…

Dios que sigue hablando hoy desde el corazón, en el corazón, al corazón de cada uno de nosotros.

Somos buscadores, tenemos sed, andamos en busca de sentido, algo nos falta, tenemos cantidad de preguntas, preguntas hirientes y profundas. Necesitamos respuestas, pero no siempre estamos en actitud de escucha. Jesucristo nos responde saliéndonos al encuentro desde nuestro interior con un sorprendente respeto. Pudiendo hacerlo, no se nos impone, sino que nos trata con una delicadeza increíble, como mendigando que correspondamos a su amor, dejándonos en completa libertad interior para decidir si queremos saciar nuestra sed en Él o seguir intentando acumular el agua en cisternas agrietadas. Deja en nuestras manos la decisión sobre el grado y el tipo de relación que queremos llevar con Él.

Hemos visto que orar es algo natural en el ser humano, no una actividad reducida a métodos y técnicas, sino sobre todo de un corazón con resonancia interior y que sabe escuchar. Orar es simple pero exigente a la vez, un camino de extraordinaria belleza donde se avanza lentamente. Estar en Su presencia es una gracia que debemos suplicar. Hemos ido de la mano de santos padres y maestros de la vida espiritual, aprendiendo de ellos.

Entre todos nos vamos ayudando en este camino tan humano y tan lleno de fe a la vez, haciendo comunidad, como los primeros cristianos. Hemos iniciado a compartir nuestra experiencia del amor de Dios y también nuestras luchas y dificultades, constatando que sólo Él tiene palabras de vida eterna y sólo Él es capaz de colmar nuestras aspiraciones.

Un recurso para mejorar la comunicación con Dios

He recibido mensajes de algunos de ustedes comentando el modo en que utilizan este servicio. Menciono los principales usos que se le está dando, por si les da alguna idea:

1. Lo más usado son los artículos del blog, para la reflexión personal con vistas a  profundizar en la propia vida de oración y mejorar poco a poco su comunicación con Dios. Se valora el aspecto pedagógico.

2. Algunas de las personas que han asistido a los cursos de oración aprecian y agradecen el seguimiento y la motivación constante que reciben por este medio, sobre todo aquellas que no disponen de acompañamiento personal, a través de un director espiritual, formador o mentor.

3. El segundo recurso más usado son las frases –citas por autores- que se encuentran en los recursos, como materia de meditación.

4. Algunos sacerdotes, almas consagradas y agentes de pastoral aprovechan los artículos para la predicación y la formación de apóstoles.

5. Formadores y animadores de grupos de oración y apostolado utilizan los contenidos para la reflexión y profundización en grupo. Hay grupos de oración que han tomado forma a partir del inicio de este blog.

6. Otros recursos van resultando de interés para más  y más personas, sobre todo la lectura espiritual diaria y las oraciones.

7. Los grupos de la comunidad son usados por pocos, pero de manera asidua. Personalmente pensaba que se iba a utilizar más este recurso por parte de los grupos de oración o personas con intereses afines, pero se ve que algo nos falta todavía.

Sed de Dios

A partir del análisis del uso del sitio se constata que:

  • la sed de Dios es apremiante y las personas lo buscan por todos lados; hay muchas personas que “buscan a Dios” (también a través de Google y Facebook),
  • muchos necesitan y buscan una “comunidad” de oración,
  • la mayor parte de los lectores y participantes en esta red de la oración acuden al sitio por recomendación de quienes comparten los artículos y citas a través de las redes sociales y el correo electrónico,
  • necesitan recursos prácticos y seguros para crecer en su vida de oración.

Testigos antes que maestros

A mí me ayuda y me motiva la posibilidad de compartir todo esto y de aprender de ustedes; agradezco a Dios que me conceda esta oportunidad. Pido con insistencia al Espíritu Santo que nos ilumine a los que escribimos, para que seamos un buen instrumento del amor de Dios o al menos que no le estorbemos.

Para mí, en lo personal, confieso que está siendo un buen medio para mantener viva la conciencia del deber que tengo de ser testigo antes que maestro. En este sentido agradezco mucho al Papa sus palabras de este fin de semana en Madrid: «Nosotros debemos ser santos para no crear una contradicción entre el signo que somos y la realidad que queremos significar.»

He asumido el compromiso de tenerles presentes en mis oraciones y lo estoy haciendo. Les pido el apoyo de sus oraciones también, para que Dios me conceda la gracia de ser un buen sacerdote.

No sé si haya otros usos que le estén dando al blog; menciono aquí lo que he advertido a partir de lo que ustedes mismos me comentan y de mi experiencia personal. Espero que podamos ofrecerles cada vez un mejor servicio.


Autor, P. Evaristo Sada L.C.(Síguelo en Facebook)

El contenido de este artículo puede ser reproducido total o parcialmente en internet siempre y cuando se cite su autor y fuente originales: www.la-oracion.com y no se haga con fines de lucro.