26 junio,2012

El recogimiento: indispensable en el camino de la oración

“Analizando el “camino” que recorremos en la oración, (…) se impone un desprendimiento de liberación que nos permite subir y fijarnos en Dios.  Esta liberación es una elevación que va mas allá de todas las contingencias de la vida para entrar en aquel mundo sobrenatural que en toda verdad es nuestro verdadero ambiente, la ciudad de la cual somos ciudadanos (Fil 3,20). Para que podamos realizar este paso en la oración, es necesario el recogimiento.

¿Qué es el recogimiento espiritual?

El recogimiento se refiere a todo un clima espiritual en el cual se mueve nuestra vida. No nos ilusionemos con querer llegar y progresar sin ningún esfuerzo ascético personal. Es un trabajo que cuesta, pero sin recogimiento no puede haber auténtica vida espiritual que vive y se perfecciona. Para el recogimiento, el silencio es fundamental, indispensable.

El Maestro ha enseñando: “…cuando vayas a orar, entra en tu aposento y, después de cerrar la puerta, ora a tu Padre, que está allí, en lo secreto…” (Mt 6,6). El encuentro con el Padre no puede realizarse sino dentro de nosotros mismos; en el silencio. En el recogimiento, el alma atiende y escucha su voz.”

Extracto del libro La oración


El contenido de este artículo puede ser reproducido total o parcialmente en internet siempre y cuando se cite su autor y fuente originales: www.la-oracion.com y no se haga con fines de lucro.